"A imaxe é o vehículo da emoción, é a súa enerxía, e con ela facilítase o acceso á consciencia, é dicir, que toda emoción é factible de transformarse nunha imaxe. Toda imaxe conforma un acto creativo e é por iso que o inconsciente fundamenta a creatividade"
C.G.Jung

“Desde el punto de vista espiritual, el viaje no es nunca la mera traslación en el espacio, sino la tensión de búsqueda y de cambio que determina el movimiento y la experiencia que se deriva del mismo”.
“En consecuencia
estudiar, investigar, buscar, vivir intensamente lo nuevo y profundo, son modalidades de viajar o, si se quiere, equivalentes espirituales y simbólicos del viaje”.
J.E. Cirlot

sábado, 29 de enero de 2011

O CIRCO DA LÚA: ZAMPANÓ E GELSOMINA












"Non hai final, non hai principio. É tan só a infinita paixón da vida." (F. Fellini)




It's time to walk away and start over again.

jueves, 27 de enero de 2011

O CIRCO DA LÚA :A MULLER SEN CABEZA




Debuxos de Mónica

El circo

Dos atletas saltan de un lado a otro de mi alma
lanzando gritos y bromeando acerca de la vida:
y no sé sus nombres. Y en mi alma vacía escucho siempre
cómo se balancean los trapecios. Dos
atletas saltan de un lado a otro de mi alma
contentos de que esté tan vacía.
Y oigo
oigo en el espacio sonidos
una y otra vez el chirriar de los trapecios
una y otra vez.
Una mujer sin rostro canta de pie sobre mi alma,
una mujer sin rostro sobre mi alma en el suelo,
mi alma, mi alma: y repito esa palabra
no sé si como un niño llamando a su madre a la luz,
en confusos sonidos y con llantos, o bien simplemente
para hacer ver que no tiene sentido.
Mi alma. Mi alma
es como tierra dura que pisotean sin verla
caballos y carrozas y pies, y seres
que no existen y de cuyos ojos
mana mi sangre hoy, ayer, mañana. Seres
sin cabeza cantarán sobre mi tumba
una canción incomprensible.
Y se repartirán los huesos de mi alma.
Mi alma.
Mi hermano muerto fuma un cigarrillo junto a mí.

Leopoldo María Panero "Poesía" 1970 - 1985


Para los trapecistas, A. y C.
Siempre supe sus nombres
.
Gracias, adios y buena suerte.

miércoles, 26 de enero de 2011

CIRCO DA LÚA : INFANCIA



Irma Rivera; El niño del circo.




Cuando el niño era niño,
caminaba con los brazos abiertos,
quería que el riachuelo fuera un río,
que el río fuera un torrente,
y este charco el mar.

Cuando el niño era niño,
no sabía que era niño,
para él todo era alegría,
y todas las almas eran una.

Cuando el niño era niño,
no tenía opinión sobre nada,
no tenía ningún hábito,
frecuentemente se sentaba en cuclillas,
y echaba a correr de pronto,
tenía un tirabuzón en el pelo
y no ponía muecas al hacerse fotos.

Cuando el niño era niño
era el tiempo de preguntas como:
¿Por qué yo soy yo y no soy tú?
¿Por qué estoy aquí y por qué no allá?
¿Cuándo empezó el tiempo y dónde termina el espacio?
¿Acaso la vida bajo el sol es tan solo un sueño?
Lo que veo oigo y huelo,
¿no es sólo la apariencia de un mundo frente al mundo?
¿Existe de verdad el mal
y gente que en verdad es mala?
¿Cómo es posible que yo, el que yo soy,
no fuera antes de existir;
y que un día yo, el que yo soy,
deje de ser lo que soy?

(...)

Peter Handke



Wim Wenders ; Ceo sobre Berlín


Ademáis do poema de Handke, é delicioso o diálogo entre os dous anxos ao final desta escena.

martes, 25 de enero de 2011

O CIRCO DA LÚA: O TRAPECISTA


Un artista del trapecio
[Cuento. Texto completo]

Franz Kafka
Un artista del trapecio -como se sabe, este arte que se practica en lo alto de las cúpulas de los grandes circos es uno de los más difíciles entre todos los asequibles al hombre- había organizado su vida de tal manera -primero por afán profesional de perfección, después por costumbre que se había hecho tiránica- que, mientras trabajaba en la misma empresa, permanecía día y noche en el trapecio. Todas sus necesidades -por otra parte muy pequeñas- eran satisfechas por criados que se relevaban a intervalos y vigilaban debajo. Todo lo que arriba se necesitaba lo subían y bajaban en cestillos construidos para el caso.

De esta manera de vivir no se deducían para el trapecista dificultades con el resto del mundo. Sólo resultaba un poco molesto durante los demás números del programa, porque como no se podía ocultar que se había quedado allá arriba, aunque permanecía quieto, siempre alguna mirada del público se desviaba hacia él. Pero los directores se lo perdonaban, porque era un artista extraordinario, insustituible. Además era sabido que no vivía así por capricho y que sólo de aquella manera podía estar siempre entrenado y conservar la extrema perfección de su arte.

Además, allá arriba se estaba muy bien. Cuando, en los días cálidos del verano, se abrían las ventanas laterales que corrían alrededor de la cúpula y el sol y el aire irrumpían en el ámbito crepuscular del circo, era hasta bello. Su trato humano estaba muy limitado, naturalmente. Alguna vez trepaba por la cuerda de ascensión algún colega de turné, se sentaba a su lado en el trapecio, apoyado uno en la cuerda de la derecha, otro en la de la izquierda, y charlaban largamente. O bien los obreros que reparaban la techumbre cambiaban con él algunas palabras por una de las claraboyas o el electricista que comprobaba las conducciones de luz, en la galería más alta, le gritaba alguna palabra respetuosa, si bien poco comprensible.

A no ser entonces, estaba siempre solitario. Alguna vez un empleado que erraba cansadamente a las horas de la siesta por el circo vacío, elevaba su mirada a la casi atrayente altura, donde el trapecista descansaba o se ejercitaba en su arte sin saber que era observado.

Así hubiera podido vivir tranquilo el artista del trapecio a no ser por los inevitables viajes de lugar en lugar, que lo molestaban en sumo grado. Cierto es que el empresario cuidaba de que este sufrimiento no se prolongara innecesariamente. El trapecista salía para la estación en un automóvil de carreras que corría, a la madrugada, por las calles desiertas, con la velocidad máxima; demasiado lenta, sin embargo, para su nostalgia del trapecio.

En el tren, estaba dispuesto un departamento para él solo, en donde encontraba, arriba, en la redecilla de los equipajes, una sustitución mezquina -pero en algún modo equivalente- de su manera de vivir.

En el sitio de destino ya estaba enarbolado el trapecio mucho antes de su llegada, cuando todavía no se habían cerrado las tablas ni colocado las puertas. Pero para el empresario era el instante más placentero aquel en que el trapecista apoyaba el pie en la cuerda de subida y en un santiamén se encaramaba de nuevo sobre su trapecio. A pesar de todas estas precauciones, los viajes perturbaban gravemente los nervios del trapecista, de modo que, por muy afortunados que fueran económicamente para el empresario, siempre le resultaban penosos.

Una vez que viajaban, el artista en la redecilla como soñando, y el empresario recostado en el rincón de la ventana, leyendo un libro, el hombre del trapecio le apostrofó suavemente. Y le dijo, mordiéndose los labios, que en lo sucesivo necesitaba para su vivir, no un trapecio, como hasta entonces, sino dos, dos trapecios, uno frente a otro.

El empresario accedió en seguida. Pero el trapecista, como si quisiera mostrar que la aceptación del empresario no tenía más importancia que su oposición, añadió que nunca más, en ninguna ocasión, trabajaría únicamente sobre un trapecio. Parecía horrorizarse ante la idea de que pudiera acontecerle alguna vez. El empresario, deteniéndose y observando a su artista, declaró nuevamente su absoluta conformidad. Dos trapecios son mejor que uno solo. Además, los nuevos trapecios serían más variados y vistosos.

Pero el artista se echó a llorar de pronto. El empresario, profundamente conmovido, se levantó de un salto y le preguntó qué le ocurría, y como no recibiera ninguna respuesta, se subió al asiento, lo acarició y abrazó y estrechó su rostro contra el suyo, hasta sentir las lágrimas en su piel. Después de muchas preguntas y palabras cariñosas, el trapecista exclamó, sollozando:

-Sólo con una barra en las manos, ¡cómo podría yo vivir!

Entonces, ya fue muy fácil al empresario consolarlo. Le prometió que en la primera estación, en la primera parada y fonda, telegrafiaría para que instalasen el segundo trapecio, y se reprochó a sí mismo duramente la crueldad de haber dejado al artista trabajar tanto tiempo en un solo trapecio. En fin, le dio las gracias por haberle hecho observar al cabo aquella omisión imperdonable. De esta suerte, pudo el empresario tranquilizar al artista y volverse a su rincón.

En cambio, él no estaba tranquilo; con grave preocupación espiaba, a hurtadillas, por encima del libro, al trapecista. Si semejantes pensamientos habían empezado a atormentarlo, ¿podrían ya cesar por completo? ¿No seguirían aumentando día por día? ¿No amenazarían su existencia? Y el empresario, alarmado, creyó ver en aquel sueño, aparentemente tranquilo, en que habían terminado los lloros, comenzar a dibujarse la primera arruga en la lisa frente infantil del artista del trapecio.

FIN




Wim Wenders; Ceo sobre Berlín

domingo, 23 de enero de 2011

BENVIDOS, DE NOVO, AO CIRCO DA LÚA


Señoras e señores, nenos, e nenas, monstros e monstras, con todos vostedes: O CIRCO DA LÚA.

¡A muller sen cabeza,
o home máis pequeno do mundo,
a muller barbuda...!
¡pasen e vexan!

!O ESPECTÁCULO COMEZA XA!












ACEFALIA
A un señor le cortaron la cabeza, pero como después estalló una huelga y no pudieron enterrarlo, este señor tuvo que seguir viviendo sin cabeza y arreglárselas bien o mal.
En seguida notó que cuatro de los cinco sentidos se le habían ido con la cabeza. Dotado solamente de tacto, pero lleno de buena voluntad, el señor se sentó en un banco de la plaza Lavalle y tocaba las hojas de los árboles una por una, tratando de distinguirlas y nombrarlas. Así, al cabo de varios días pudo tener la certeza de que había juntado sobre sus rodillas una hoja de eucalipto, una de plátano, una de magnolia foscata y una piedrita verde.
Cuando el señor advirtió que esto último era una piedra verde, pasó un par de días muy perplejo. Piedra era correcto y posible, pero no verde. Para probar imaginó que la piedra era roja, y en el mismo momento sintió como una profunda repulsión, un rechazo de esa mentira flagrante, de una piedra roja absolutamente falsa, ya que la piedra era por completo verde y en forma de disco, muy dulce al tacto.
Cuando se dio cuenta de que además la piedra era dulce, el señor pasó cierto tiempo atacado de gran sorpresa. Después optó por la alegría, lo que siempre es preferible, pues se veía que, a semejanza de ciertos insectos que regeneran sus partes cortadas, era capaz de sentir diversamente. Estimulado por el hecho abandonó el banco de la plaza y bajó por la calle Libertad hasta la Avenida de Mayo, donde como es sabido proliferan las frituras originadas en los restaurantes españoles. Enterado de este detalle que le restituía un nuevo sentido, el señor se encaminó vagamente hacia el este o hacia el oeste, pues de eso no estaba seguro, y anduvo infatigable, esperando de un momento a otro oír alguna cosa, ya que el oído era lo único que le faltaba. En efecto, veía un cielo pálido como de amanecer, tocaba sus propias manos con dedos húmedos y uñas que se hincaban en la piel, olía como a sudor y en la boca tenía gusto a metal y a coñac. Sólo le faltaba oír, y justamente entonces oyó, y fue como un recuerdo, porque lo que oía era otra vez las palabras del capellán de la cárcel, palabras de consuelo y esperanza muy hermosas en sí, lástima que con cierto aire de usadas, de dichas muchas veces, de gastadas a fuerza de sonar y sonar.

(J. Cortázar)

Circo del sol - Musica del circo








"Para entender a un loco conviene ser psiquiatra, aunque nunca alcanza; para entender a un piantado basta con el sentido del humor. Todo piantado es cronopio, es decir que el humor reemplaza gran parte de esas facultades mentales que hacen el orgullo de un prof o un doc,
cuya sola salida en caso de que les fallen es la locura, mientras que ser piantado no es ninguna salida sino una llegada. "

(J. Cortázar)

miércoles, 19 de enero de 2011

MULLER ETÉREA E CAN SEMI AFUNDIDO



Goya, Can semiafundido



Redon; Homenaxe a Goya




Unha das miñas pinturas preferidas, desde que a descubrín, é este can semiafundido de Goya. Fun ó Prado só para velo e o impacto foi tremendo. O meu carácter hiperbólico coincide con Antonio Saura en consideralo o "cadro máis fermoso do mundo".Canogar o chama "poema visual". Tamén o é : arrepiantemente lírico.
A miña pretensión non é comentalo como se eu fose crítica de arte (nada máis lonxe, non sabería ) entre outras cousas porque carezo da metalinguaxe para facelo . Só quero compartir as sensacións que me desperta: vacuidade, vertixe ante o absoluto, soidade, angustia ante a inconmensurable misterio da existencia, pánico, medo, fume, sombra, po, nada... a nada, nadísima.

Buscando e rebuscando obras de Redon, atopei por azar (nen sequera estou segura de que sexa el o autor) esta cabeza de muller flotando no aire. Semella o particular homenaxe de Redon á pintura de Goya. Parece un cadro inacabado e as sensacións que provoca non son as mesmas. Unha cabeza separada do corpo, a mirada elevada cara o ceo, e expresión plácida, a liña do horizonte non oblicua como no de Goya, senón horizontal, polo que non transmite inquietude nin desasosego senón equilibrio e levedade. A muller parece sentirse felizmente absorbida polo infinito , esquecendo a súa corporeidade.Estraña pintura , tamén, preñada de significado simbólico.

Ultimamente síntome así : como unha cabeza sen corpo, de tanto como ferven os pensamentos nela. Pensamentos absurdos, inconsistentes ,confusos, en absoluto sublimes nen brillantes e quizáis por iso empezo a precisar un pouco de silencio mental.

As miñas fillas queren unha nai completa, non un corpo sen cabeza. Tamén o meu querido compañeiro, os meus alumnos/as, a miña nai,as miñas amigas e amigos demandan o regreso da cabeza o seu sitio orixinal, xustamente enriba dos ombreiros. Así que vou intentar facer calar pensamentos e emocións. Vou meter a cabeza na neveira un tempo a ver se arrefría e a procurar un pouco de silencio. Cando falo de un tempo, falo de un período variable. Pode que non aguante máis que tres minutos calada , tres días ou tres semanas. Farei un esforzo pero non prometo nada.


Blake, Redon e Goya. Visionarios. Xa os teño aos tres aquí, conmigo, neste humilde caderno de anotar a vida. Xa podo descansar un rato, escoitando unha das miñas cancións preferidas na versión de Cassandra Wilson.

SILENCIO E ATA PRONTO (¿ata mañá? é posible. Son unha muller de palabra)


Redon; Silencio



(Tista,my friend, vai por ti )

lunes, 17 de enero de 2011

...E SOMBRAS

"A miña orixinalidade consiste en traer á vida, dun xeito humano, seres improbables e facelos vivir dacordo coas leis da probabilidade pero poñendo- tan lonxe como sexa posible- a lóxica do visible ó servicio do invisible" (O. Redon)

E todo isto comezou sendo neno,contemplando o ceo e descubrindo as estrañas figuras e seres fantásticos que habitan as nubes.



















Mistislav Rostropovich - Suite No. 2 For Cello Solo In D Minor: Prelude






domingo, 16 de enero de 2011

REDON: LUCES E...

"A ARTE VERDADEIRA ESTÁ NA REALIDADE SENTIDA" (Redon)















Sensación

Iré, cuando la tarde cante, azul, en verano,
herido por el trigo, a pisar la pradera;
soñador, sentiré su frescor en mis plantas
y dejaré que el viento me bañe la cabeza.

Sin hablar, sin pensar, iré por los senderos:
pero el amor sin límites me crecerá en el alma.
Me iré lejos, dichoso, como con una chica,
por los campos , tan lejos como el gitano vaga.


Rimbaud ,Marzo de 1870

Versión de Andrés Holguín


Claude Debussy - The Girl with the Flaxen Hair







sábado, 15 de enero de 2011

OUTRO VISIONARIO:ODILON REDON .ANXOS E VOLVORETAS





















Elevación

Por encima de estanques, por encima de valles,
De montañas y bosques, de mares y de nubes,
Más allá de los soles, más allá de los éteres,
Más allá del confín de estrelladas esferas,

Te desplazas, mi espíritu, con toda agilidad
Y como un nadador que se extasía en las olas,
Alegremente surcas la inmensidad profunda
Con voluptuosidad indecible y viril.

Escápate muy lejos de estos mórbidos miasmas,
Sube a purificarte al aire superior
Y apura, como un noble y divino licor,
La luz clara que inunda los límpidos espacios.

Detrás de los hastíos y los hondos pesares
Que abruman con su peso la neblinosa vida,
¡Feliz aquel que puede con brioso aleteo
Lanzarse hacia los campos luminosos y calmos!

Aquel cuyas ideas, cual si fueran alondras,
Levantan hacia el cielo matutino su vuelo
-¡Que planea sobre todo, y sabe sin esfuerzo,
La lengua de las flores y de las cosas mudas!

Baudelaire; Las flores del mal


Claude Debussy - valse pour piano (la plus que lente)






viernes, 14 de enero de 2011

jueves, 13 de enero de 2011

FLUÍNDO CON WILLIAM BLAKE : "Hold infinity in the palm of your hand"










Hai xa un bo feixe de anos, tivemos a sorte de ver en Londres unha mostra de grabados de Blake.

A súa forza, o seu magnetismo e ese estilo tan propio do autor non é algo que se esqueza fácilmente. Eu teño a sensación de ter soñado as súas imaxes, os seus ceos e infernos, as súas visións de anxos e demos. Soñado ou vivido. No o sei certeramente.

Desde aquí unha pequena homenaxe a este visionario ,enigmático e polifacético artista.


Para ver el mundo en un grano de arena,
Y el Cielo en una flor silvestre,
Abarca el infinito en la palma de tu mano
Y la eternidad en una hora.

Aquel que se liga a una alegría
Hace esfumar el fluir de la vida;
Aquél quien besa la joya cuando esta cruza su camino
Vive en el amanecer de la eternidad.


To see the world in a grain of sand,
And Heaven in a wild flower,
Hold infinity in the palm of your hand
And eternity in an hour.

He who binds himself to a joy
Does the winged life destroy;
He who kisses joy as it flies
Lives in eternity's sun rise

El árbol que mueve algunos a lágrimas de felicidad,
en la Mirada de otros no es más que un objeto Verde
que se interpone en el camino.
Algunas personas Ven la Naturaleza como algo Ridículo y Deforme,
pero para ellos no dirijo mi discurso;
y aun algunos pocos no ven en la naturaleza nada en especial.
Pero para los ojos de la persona de imaginación,
la Naturaleza es imaginación misma.
Así como un hombre es, ve.
Así como el ojo es formado, así es como sus potencias quedan establecidas.

William Blake
Carta al Dr. Trustler [23 agosto 1799]


The tree that moves some to tears of joy
Is in the Eyes of the others only a Green thing
that stands in the way.
Some See Nature all Ridicule & Deformity,
& by these I shall not regulate my proportions;
& Some Scarce see Nature al all.
But to the Eyes of the Man of Imagination,
Nature is Imagination itself.
As a man is, So he Sees.
As the Eye os formed, such are its Powers.

William Blake
Letter to Dr. Trustler [23 August 1799]


William Blake
A Descriptive Catalogue of Pictures 1809
Si las puertas de la percepción se depurasen,
todo aparecería a los hombre como realmente es: infinito.
Pues el hombre se ha encerrado en sí mismo hasta ver
todas las cosas a través de las estrechas rendijas de su caverna.

William Blake
Las bodas del cielo y el infierno (1793)

La verdad mal intencionada es peor que la mentira.

Johann Pachelbel - Canon in D Major