"A imaxe é o vehículo da emoción, é a súa enerxía, e con ela facilítase o acceso á consciencia, é dicir, que toda emoción é factible de transformarse nunha imaxe. Toda imaxe conforma un acto creativo e é por iso que o inconsciente fundamenta a creatividade"
C.G.Jung

“Desde el punto de vista espiritual, el viaje no es nunca la mera traslación en el espacio, sino la tensión de búsqueda y de cambio que determina el movimiento y la experiencia que se deriva del mismo”.
“En consecuencia
estudiar, investigar, buscar, vivir intensamente lo nuevo y profundo, son modalidades de viajar o, si se quiere, equivalentes espirituales y simbólicos del viaje”.
J.E. Cirlot

sábado, 11 de septiembre de 2010

VOAR




"Soños voadores" Debuxo e fotografía de Claudia


O AMOR BEN ENTENDIDO EMPEZA POR COÑECERSE A UN MESMO

DATE A VOLAR (Alfonsina Storni)

Date a volar
Anda, date a volar, hazte una abeja,
en el jardín florecen amapolas,
y el néctar fino colma las corolas;
mañana el alma tuya estará vieja.

Anda, date a volar, hazte paloma,
recorre el bosque y picotea granos,
come migajas en distintas manos
la pulpa muerde de fragante poma.

Anda, date a volar, sé golondrina,
busca la playa de los soles de oro,
gusta la primavera y su tesoro,
la primavera es única y divina.

Mueres de sed: no he de oprimirte tanto...
anda, camina por el mundo, sabe;
dispuesta sobre el mar está tu nave;
date a bogar hacia el mejor encanto.

Corre, camina más, es poco aquello...
aún quedan cosas que tu mano anhela,
corre, camina, gira, sube y vuela:
gústalo todo porque todo es bello.

Echa a volar... mi amor no te detiene,
¡cómo te entiendo, Bien, cómo te entiendo!
llore mi vida... el corazón se apene...
date a volar, Amor, yo te comprendo.

Callada el alma... el corazón partido,
suelto tus alas... ve... pero te espero.
¿Cómo traerás el corazón, viajero?
tendré piedad de un corazón vencido.

Para que tanta sed bebiendo cures
hay numerosas sendas para ti...
pero se hace la noche; no te apures...
todas traen a mí...






Amancio Prada - Libre te quiero






20 comentarios:

  1. El amor bien entendido empieza por saber quién es uno mismo.

    ResponderEliminar
  2. Bellísima Albertina.
    ¿Conoces la canción que le dedica Mercedes Sosa?.
    Te quiero, Cronopia.

    ResponderEliminar
  3. Sí , claro. ¿te refieres a Alfonsina y el mar? ¿no?.

    ResponderEliminar
  4. "y te vas hacia allá como en sueños,
    dormida, Alfonsina, vestida de mar."

    ResponderEliminar
  5. Este poema de Agustín García Calvo (cantado por Amancio Prada)é un dos meus poemas de amor preferidos. Aí volo deixo :

    Libre te quiero
    como arroyo que brinca
    de peña en peña,
    pero no mía.

    Grande te quiero
    como monte preñado
    de primavera,
    pero no mía.

    Buena te quiero
    como pan que no sabe
    su masa buena,
    pero no mía.

    Alta te quiero
    como chopo que al cielo
    se despereza,
    se despereza,
    pero no mía.

    Blanca te quiero
    como flor de azahares
    sobre la tierra,
    pero no mía.

    Pero no mía
    ni de Dios ni de nadie
    ni tuya siquiera.

    Agustín García Calvo

    ResponderEliminar
  6. Gracias a ti, Alenka, por escucharme tan atenta, en estos momentos tan cruciales.

    ¿qué tal el bigato de chocolate?¿se te ensució el bigote de nuevo?

    ResponderEliminar
  7. Sí. Alfonsina y el mar. Y bellísimo el poema de García Calvo.

    ResponderEliminar
  8. Alenkiña: el cartero pronto llamará a tu puerta (dos o tres veces, veremos).

    ResponderEliminar
  9. Muy lindo el dibujo, Alfonsina y todo el conjunto. Imagino que ya conoces este texto de Oliverio Girondo sobre las mujeres que saben volar. Lo copio porque vale la pena:

    No se me importa un pito que las mujeres tengan los senos como magnolias o como pasas de higo; un cutis de durazno o de papel de lija. Le doy una importancia igual a cero, al hecho de que amanezcan con un aliento afrodisíaco o con un aliento insecticida. Soy perfectamente capaz de soportarles una nariz que sacaría el primer premio en una exposición de zanahorias; ¡pero eso sí! —y en esto soy irreductible— no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar. Si no saben volar ¡pierden el tiempo las que pretendan seducirme!

    Ésta fue —y no otra— la razón de que me enamorase, tan locamente, de María Luisa.

    ¿Qué me importaban sus labios por entregas y sus encelos sulfurosos? ¿Qué me importaban sus extremidades de palmípedo y sus miradas de pronóstico reservado?
    ¡María Luisa era una verdadera pluma!

    Desde el amanecer volaba del dormitorio a la cocina, volaba del comedor a la despensa. Volando me preparaba el baño, la camisa. Volando realizaba sus compras, sus quehaceres.

    ¡Con qué impaciencia yo esperaba que volviese, volando, de algún paseo por los alrededores! Allí lejos, perdido entre las nubes, un puntito rosado. “¡María Luisa! ¡María Luisa!”... y a los pocos segundos, ya me abrazaba con sus piernas de pluma, para llevarme, volando, a cualquier parte.

    Durante kilómetros de silencio planeábamos una caricia que nos aproximaba al paraíso; durante horas enteras nos anidábamos en una nube, como dos ángeles, y de repente, en tirabuzón, en hoja muerta, el aterrizaje forzoso de un espasmo.

    ¡Qué delicia la de tener una mujer tan ligera..., aunque nos haga ver, de vez en cuando, las estrellas! ¡Qué voluptuosidad la de pasarse los días entre las nubes la de pasarse las noches de un solo vuelo!

    Después de conocer una mujer etérea, ¿puede brindarnos alguna clase de atractivos una mujer terrestre? ¿Verdad que no hay una diferencia sustancial entre vivir con una vaca o con una mujer que tenga las nalgas a setenta y ocho centímetros del suelo?

    Yo, por lo menos, soy incapaz de comprender la seducción de una mujer pedestre, y por más empeño que ponga en concebirlo, no me es posible ni tan siquiera imaginar que pueda hacerse el amor más que volando.

    ResponderEliminar
  10. Hermoso, Graciela, muy hermoso.

    Todas mis amigas son voladoras y muy nutritivas, con un gran aporte vitamínico para el alma.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Ay, válgame Dios! ¿Qué voy a hacer con esta Alenka? Esa manía incurable que tiene de querer hacer chiste de todo me mete en cada lío...
    Por eso vine a reparar el daño y a dejar, de su comentario, sólo lo siguiente:

    Bueno, pues aquí estoy. A la espera de il Postino.
    A propósito ¡qué bella película!!!!
    Biqiños con bigotiños de chocolate.

    Fiuuuu. Qué oso!!!

    ResponderEliminar
  13. Mientras intento recuperar el aliento, pues vine volando, (y le tuve que dar más fuerzas a mis alas, para situarme en vuestro tiempo...), me deleito con Amancio Prada, cantor como pocos y de alta sensibilidad, con quien tuve el placer de compartir, en trio, una copa tras un concierto en mi pueblo de orígen.

    Y me bebo vuestros comentarios, la foto, el bello dibujo de la mujer en su estado natural... que haría una bruja (una mujer sabia) si no supiera volar???..... y los poemas.

    Gracias Graciela por tu aportación y a tí, Mónica, por tanta belleza.

    Bicos

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias por venir volando, Joy.Siempre eres bien recibida desde aquellas sesiones inolvidables de amores imposibles y palomitas.

    Hermoso el texto de Oliverio Girondo que nos regaló Graciela ¿verdad? muy sugerente para acompañarle una ilustración.

    Todo este post ha salido desde muy adentro y con un ánimo invocador de buena fortuna para amigos del alma , a los que adoro, y que están pasando momentos duros.

    Sí, es algo así como una brujería, un hechizo para atraer la felicidad.
    O eso pretende.
    Espero que mis modestísimos "PODERES" PUEDAN con esto.

    ResponderEliminar
  15. abeja, paloma, golondrina.¿Como traerán su corazón viajero??? pero eso sí, no es perdonable que no sepan volar,porque no es posible ni tan siquiera imaginar que puede hacerse el amor mas que volando aunque para entenderlo tengamos que acudir al lado más oscuro de nuestro corazón.
    te quiero mucho

    ResponderEliminar
  16. No te quepa duda, amiga, de que creer en que la felicidad es posible, ya la está atrayendo y creando.

    Me sumo contigo en ello... para tus amigos del alma.

    Dos meigas en acción.
    Que así sea!

    ResponderEliminar
  17. A veces tendremos que volar y volar con imaginación. Los sueños y la esperanza, son los que nos dan alas, para volar, para amar, para vivir... Yo también te quiero. Os quiero a todos un montonazo.

    ResponderEliminar

Moitas grazas.